¿Y después del sacrificio?

“Lo importante no es solo sacrificar sino, prever la posición tras el sacrificio”

En ocasiones sacrificamos material sin analizar con precisión la posición resultante después de su ejecución. Ya sea por la emoción del momento, el espíritu personal de creatividad o simplemente por el facilismo en el cálculo, cometemos sacrificios erróneos que después de realizados y ante una defensa correcta del rival nos damos cuenta que fue una mala decisión.

Si importante es sacrificar, no menos importante es prever las consecuencias finales del mismo y el objetivo logrado tras la entrega de material.

Con relativa exactitud calculamos sacrificar material para decidir la partida con ataque de mate; en este caso, pensamos que el sacrificio será beneficioso si advertimos de antemano que dicho ataque será efectivo si contamos con un balance favorable de piezas agresoras contra piezas que defienden al Rey contrario, o que al sacrificar, rompemos la defensa del monarca enemigo y éste queda a expensas de nuestras piezas y cuando menos, debe devolver cuantioso material para contra restar la feroz embestida. En este tipo de sacrificio la situación del Rey rival es la clave del mismo.
Pero no siempre se sacrifica material para crear posiciones donde el Rey enemigo es el centro de la combinación.

Existen posiciones en las cuales la entrega de material puede ser para obtener una ventaja material superior, clara y sin contra juego del rival, lo que posteriormente nos garantizará definir la partida sin riesgos.

También hay posiciones donde el sacrificio no busca dar mate ni alcanzar ventaja material. Su único objetivo radica en lograr una ventaja posicional que permita progresar con seguridad en el camino de la victoria. Podríamos decir que son “sacrificios posicionales”.

Las siguientes tres partidas de José Raúl Capablanca ilustran bien estas situaciones.

1.- Sacrificio donde el ataque al Rey contrario es la razón del mismo.

Capablanca, J. R. – Corzo y Principe, Juan  Havana, 1901

En esta partida la posibilidad de organizar un terrible ataque al Rey negro, justificó el sacrificio de la Dama de Capablanca.

En esta posición Capablanca sacrificó su Dama (29. Dxb5!!)

Después de 32. Cd4, las negras tienen que devolver material y quedan perdidas

Posición después de 42.Cg8 jaque!

https://www.chess.com/es/analysis-board-editor?diagram_id=3906850

2.- Sacrificio para ganar material y lograr la victoria

En esta partida el Campeón cubano entrega material para obtener una recompensa jugosa donde el  objetivo del sacrificio no fue el ataque al Rey, el cual estuvo ajeno a la batalla central de la partida.

Capablanca, J. R. – Spielmann, R.,  New York 1927

Capablanca jugó 18. axb5!!, sacrificando el Alfil de g5

El Peón libre de la “columna a” garantiza obtener una rica recompensa por el sacrificio del Alfil

Posición final. El Blanco obtiene ventaja material decisiva debido a la desaparición del Caballo negro y la posibilidad de coronar el Peón de la “columna a”

https://www.chess.com/es/analysis-board-editor?diagram_id=3906824

3.-Sacrificio para lograr una ventaja posicional decisiva

Capablanca, J. R. – Vidmar, M. Sr. New York 1927

En esta partida Capablanca, con el sacrificio del caballos en e5, logra prever, no solamente que recupera rápidamente la pieza, sino, que obtiene una ventaja posicional considerable al derivar la posición en un Final con pareja de Alfiles con  los Peones de Vidmar como  puntos de ataque. Es notable la forma en que el cubano ejecuta su ventaja de acuerdo al Concepto de la Simplificación, uno de los principios técnicos que él aportó al Ajedrez.

Lo importante de 16.Cxe5, no es que recupera la pieza rápidamente, sino, la previsión de Capablanca de llegar a un Final con clara ventaja. Ese es el verdadero objetivo del sacrificio.

Posición después del cambio de Damas, donde se puede apreciar la ventaja posicional del Blanco. El Final que se juega a continuación es ejecutado por Capablanca con una exactitud extraordinaria.

Con la próxima jugada 24.Ae3 comenzará la odisea del negro por defender el Peón de a5 que nada podrá hacer después del cambio de Torres

Posición después de 32.Td8 jaque!, simplificando la posición y prácticamente dejando al negro sin opciones defensivas.

Posición final. Una lección de Ajedrez sobre a transformación de una ligera ventaja a una superior a través de un sencillo pero determinante sacrificio.

https://www.chess.com/es/analysis-board-editor?diagram_id=3906770

By |2018-03-19T03:31:11+00:00marzo 19th, 2018|Capablanca, Estrategia, Finales de Partidas|0 Comments

About the Author:

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista