Aprenda con Capablanca / Learn with Capablanca

“Mi habilidad en los Finales me ha producido muchas victorias resonantes”
José Raúl Capablanca contribuyó al desarrollo de la Teoría del Ajedrez no sólo con la belleza de sus partidas y conceptos novedosos en el Juego, o con algunos aportes en sistemas de Aperturas; el dejó un importante legado ajedrecístico en varios libros, en los cuales, con un lenguaje sencillo y muy didáctico, logró penetrar las mentes ávidas de conocimientos ajedrecísticos de lectores de muchos países del mundo, desde Cuba hasta Nueva York, desde Inglaterra a Rusia, o desde Brasil a la Argentina.

Los consejos, citas y frases de Capablanca que exponemos a continuación, están basados en su personalidad ajedrecística y se enmarcan inicialmente en una época de escasa literatura sobre la teoría del Juego Ciencia pero que mantienen su vigencia, no obstante, la proliferación de bibliografía de todo tipo que existe en la actualidad.
Las enseñanzas y conceptos emitidos en sus libros tienen un carácter  imperecedero en el mundo del Noble Juego. De ahí la importancia de Capablanca como un ajedrecista que trascendió mucho más allá de su obra como extraordinario jugador, sus aportes como autor también lo convirtieron en un protegido y mimado de la Diosa Caissa.
Frases Generales sobre el Juego

-Para perfeccionarse en el Ajedrez, debe estudiarse el Final primero que todo.
-Al estudiar el Medio Juego debe considerarse el Final que pueda resultar. Asimismo, la Apertura debe estudiarse considerando el Medio Juego y el Final que puede derivar.
-No se puede poseer un concepto exacto de las Aperturas sin un conocimiento adecuado de los Finales.
-Los principales elementos del juego son: Posición, Tiempo,  Material  y Espacio.  El Tiempo es de suma importancia en los Finales, pero la Posición prevalece siempre por delante de los demás factores.
-El criterio de la posición y la visión de conjunto de cada maniobra en la inter-dependencia de sus engranajes, es lo que caracteriza a un verdadero Maestro.
-Se debe asumir la Iniciativa a la primera oportunidad ya que en igualdad de las demás condiciones es una ventaja y por ello es preciso conservarla tanto tiempo como sea posible.

-No buscar complicaciones, sino en casos extremos, pero tampoco rehusarlas.
-Se debe estar dispuesto a competir en cualquier clase de juego, ya sea complicado o sencillo y en cualquier fase del mismo, ya sea la Apertura, el Medio Juego o el Final.

-La Formación de peones es de gran importancia, no sólo en el Final, sino también en la Apertura y el Medio Juego.
-Desde el punto de vista defensivo, los peones son más fuertes mientras más cerca estén de su base.
-En general el enroque corto y no el enroque largo, le da más seguridad al Rey.
-Las jugadas brillantes, si no son precisas, resultan inferiores.
-Toda ventaja material, por pequeña que sea, asegura el éxito si los demás factores son iguales.
-Una vez lanzado un ataque hay que llevarlo adelante y éstos deben hacerse con la mayor fuerza posible para asegurar el éxito.
-Conviene jugar de manera rápida pero con deliberación. Nunca de manera apresurada.
-Cuando crea que una jugada es buena, lo mejor es hacerla, cualquiera que sea el resultado.
-Trate de jugar partidas de combinación con el objetivo de desarrollar la capacidad imaginativa.
-Los peones son más fuetes cuando están en línea.
-Generalmente el Alfil es superior al Caballo.
-El aficionado debe aprender a perder con ecuanimidad, y así gozará más del juego.

Sobre La Apertura

La Apertura se refiere al proceso de desarrollar las piezas para que entren en acción con la mayor rapidez; en esta fase del juego se trata de ocupar el centro del tablero con los peones y de ubicar los Caballos y los Alfiles apun­tando hacia dicho centro, el cual comprende las casillas e4‑e5‑d4‑d5.
Principios de la Apertura

-Asumiendo que tiene  las piezas blancas, desarrolle los Caballos a las casillas c3 y f3, y  los Alfiles a c4  o  b5 y g5  o  f4. El dominio del centro permite mayor movilidad a las piezas, y recuerde que todo ataque por un flanco puede fracasar si no se domina el centro con peones o piezas.
-No cambie  sus piezas desarrolladas por piezas enemigas sin desarrollar, ni mueva  sin objetivos precisos tus piezas ya desarrolladas; desarrolla otras.
-Enróquese tan pronto pueda y no mueva  los peones que resguardan su Rey. Cada movimiento de uno de esos peones, son debilidades que se crean y facilitan el ataque enemigo.
-No trate de capturar peones si no ha terminado el desarro­llo y aún no ha enrocado.
-Ubique las Torres en las columnas abiertas o en las que potencialmente se puedan abrir.
-Después de desarrolladas las piezas menores, enrocado y ubicadas correctamente las torres, busque la casilla donde la Dama tenga mayor espacio para operar, preferiblemente en el flanco donde esté el Rey enemigo.

Sobre el Medio juego.
Esta fase de la partida es la continuación de la apertura. Una vez concluído el desarrollo y enrocado, debe analizarse hacia qué sector del campo enemigo enfilar la acción de las piezas.
 El plan debe contemplar el ataque a las debilidades de la estructura contraria, sobre todo contra el flanco donde se encuentre el enroque; Para ello, el riesgo y el sacrificio de material se convierten en una norma.
Además, en el Medio juego, llevar la iniciativa en el desem­peño de las acciones es una ventaja, y una vez alcanzada, debe mantenerse hasta lograr una superioridad material sufi­ciente para decidir el juego.
El jugador debe adaptar el juego a sus facultades y tratar de encontrar su propio estilo: si prefiere las posiciones abier­tas a las bloqueadas y si tiene inclinación por el ataque o  por la defensa; atendiendo a su temperamento, algunas posi­ciones les serán  más fáciles de jugar que otras.
Principios sobre el Medio Juego

-Coordinar la acción de las piezas, mantener su máxima libertad de operación y limitar la actividad de las del adversario.
-Las combinaciones están basadas en la adecuada coordinación de las piezas, dispuestas de manera que actúen sobre el punto más débil”.
 -Dominar el centro para poder atacar con éxito, directamen­te al rey contrario, empleando el mayor número de piezas posibles. La defensa tiene que ser rota a toda costa; una vez comenzado el ataque hay que llevarlo adelante sin pérdida de tiempo.
-En el medio juego lo más importante es la posición; espa­cio y tiempo son sus elementos principales. Toda ventaja material, por mínima que sea, asegura el triunfo si estos factores son iguales.
 -Tranquilidad en la defensa y decisión en el ataque.
 -Recuerde siempre que la mejor defensa es el contra‑ataque.
-Es muy importante prever el tipo de final en que puede derivar la partida. Los cambios de piezas tienen que reali­zarse bajo este principio.
Con estos elementos el jugador puede formarse un juicio sobre el Medio juego y tener una idea de cómo proceder una vez terminada la Apertura; de su parte queda la imaginación y el talento.

Sobre el Final

-El Final es la parte decisiva de la partida, donde hay que hacer efectiva la ventaja obtenida en el Medio juego, o quizás luchar por las tablas.
Teniendo en cuenta que una partida bien conducida se prolonga hasta  el Final, se entiende el por qué, para el estudioso del ajedrez, el Final es la etapa más importante del juego.
En esta fase la experiencia y la práctica cobran una gran importancia; El libro o el maestro sólo pueden ayudar y señalara seguir, pero el jugador tiene que poner de su parte todo el esfuerzo posible.
Principios sobre el Final
-Es necesario estudiar por separado los Finales de Dama, los Finales de una y dos Torres y los Finales de Alfil contra Caballo.
-Del conocimiento o no del principio de la Oposición, depende en muchas ocasiones el resultado de la partida.
-En los Finales, en posición de desequilibrio, si los demás factores son iguales, el Alfil tiene una ventaja manifiesta sobre el Caballo.
-Entre los principios fundamentales más importantes en el Final se encuentra el de “un peón que detiene a dos”.
-Cuando se desea avanzar rápidamente los Peones, se debe avanzar el Peón que no tiene otro Peón contrario enfrente.
-A diferencia de la Apertura y el Medio juego, donde la defensa del Rey es una preocupación constante, en los Fi­nales, el Rey se convierte en una pieza ofensiva, sobre todo en los de Reyes y Peones en que el Rey tiene que salir al centro del tablero para lograr el éxito.
-Por lo general, el Rey y dos Peones triunfa sobre Rey y Peón.
-El tiempo es de suma importancia en los finales; a veces se sacrifica todo el material para entrar y coronar un Peón, que al hacer Dama primero, decide la partida.
-Dos Alfiles son superiores a dos Caballos.
-Generalmente Torre y Alfil son superiores a Torre y Caballo.
-Dama y Caballo resultan superior a Dama y Alfil.
-Los peones son más fuertes cuando están en línea. Ejemplo: La estructura a4‑b4‑c4 es mejor que la estructura a4‑b3‑c4.

By |2017-03-23T01:38:37+00:00septiembre 8th, 2014|Capablanca|0 Comments

About the Author:

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista

Leave A Comment