Historia / Cultura Ajedrecística

Ajedrez contra Xenofobia

“El Ajedrez es un juego Honrado”  (W. Shakespeare)
Afirmo categóricamente que la xenofobia entre los verdaderos ajedrecistas no existe. El Ajedrez es una herramienta especial para la comunicación, el entendimiento y la amistad entre las personas de diferentes razas, ideologías, religiones y niveles sociales.

Son muchísimos los ejemplos de relaciones de camaradería entre amantes del Noble Juego de diferentes países. Y son conocidas también las relaciones amorosas terminadas en matrimonio entre ajedrecistas de distintas nacionalidades.

¿Y qué dicen de la partida entre el verdugo y el condenado a muerte solo unos momentos antes de la ejecución? Es que el Ajedrez une, suma y multiplica a las personas.

El Ajedrez hace amigos
Desde siempre el Ajedrez ha sido un juego muy cosmopolita, no sólo porque se práctica en los más recónditos rincones del mundo, sino también, porque los ajedrecistas viajan miles de kilómetros para jugar y hasta para residir fuera de su Patria. Entre los casos más conocidos, tenemos la pléyade de fuertes jugadores que en el año 1939 se quedaron a vivir en Argentina como resultado de coincidir la famosa Olimpíada y la Segunda Guerra Mundial.

El legendario GM Miguel Najdorf era polaco de nacimiento pero argentino de corazón, desde que en 1939 visitó Argentina. El GM Samuel Reshevsky -ex niño prodigio y excelente jugador- nació en Polonia, realmente no era norteamericano. El GM Salo Flohr, uno de los mejores jugadores de los años 30 era checo y emigró a la URSS después que los nazis invadieron su tierra natal. El excampeón mundial Alexander Alekhine aunque era ruso, se desarrolló ajedrecísticamente en Francia para luego morir en Portugal.

Casos más recientes son los de Victor Korchnoi, El Terrible, ruso de nacimiento, que emigró a Holanda en 1976 y posteriormente se radicó en Suiza. El excampeón mundial Boris Spasski, igualmente ruso, emigró a Francia hace ya varios años. ¿Y los Maestros soviéticos que se esparcieron por Europa y los Estados Unidos a raíz de la desintegración de la URSS, o de muchos jugadores latinoamericanos que viven en Europa?

A la Olimpíada Mundial por equipos asisten docenas de jugadores en representación de sus nuevos países de residencia. Y todo es aceptado con normalidad tanto por la FIDE como por todos los ajedrecistas. Y es que entre los amantes del Juego Ciencia no tiene cabida la xenofobia.

La xenofobia sólo existe en los pseudos ajedrecistas. En los oportunistas, algunos llegados a federativos por accidentes del destino, mentes mediocres sin tradición ni Cultura Ajedrecística y que desgraciadamente deciden bajo determinadas y temporales circunstancias, políticas ajedrecísticas nacionales. Estos restan y dividen a la masa ajedrecística.

Como experiencia puedo afirmar que siendo ajedrecista de origen cubano y nacionalizado  en República Dominicana, (a la que he representado con orgullo y dignidad en varias ocasiones) tierra de excelente gente y de hermosas playas, por lo general siempre he sido bien acogido en las tantas actividades desarrolladas a lo largo del país, en más de 25 ciudades, desde la romántica Barahona en el sur, hasta Samaná en el norte, la bella ciudad visitada periódicamente por las ballenas jorobadas, y desde Neyba, la ciudad de las uvas, hasta La Romana, ciudad donde se encuentran Los Altos de Chavón y Casa de Campo, refugio turístico de famosos artistas internacionales.

Iglesia en los Altos de Chavón, Rep. Dominicana
Siempre el trato respetuoso y generoso característico del pueblo dominicano ha prevalecido en diferentes eventos en que he participado, ya sea como jugador, simultaneísta o conferencista. Eso es edificante y reconforta los sentimientos de solidaridad entre los pueblos cubanos y dominicanos, tan unidos por la Historia, la Geografía y la Cultura.

Generalísimo Máximo Gómez y José Martí,
Apóstol de la Independencia de Cuba
Sin embargo, he conocido casos en Nuestra América, como llamó Martí, el Apóstol de la Independencia de Cuba a las tierras desde el Río Bravo hasta la Patagonia, de federativos que tildan despectivamente de extranjeros a jugadores legalmente establecidos en una segunda Patria.

Simultánea de N. Pinal en la Universidad
Nacional Evangélica de Santo Domingo
He conocido casos, de dirigentes de raza blanca que tildan de extranjero al negro y de dirigentes de raza negra que tildan de extranjero al blanco, sin darse cuenta que ni el blanco ni el negro son oriundos de Nuestra América. Unos, con sus antecesores europeos -españoles, portugueses e ingleses fundamentalmente- y otros, traídos por éstos a trabajar la caña en esta región de azúcar, tabaco y ron. Por desgracia, los primeros exterminaron a los indios, habitantes naturales de nuestros países y los segundos, convertidos bajo condiciones de esclavitud en sustitutos de la mano de obra indígena.

También he conocido diferentes formas de marginación, abusos y desconsideración con ajedrecistas extranjeros en varios países de Europa y de Latinoamérica. Por suerte, son mínimos y de breve temporalidad, ya que cada día los dirigentes de mentalidad xenofóbica son menos porque la Diosa Caissa, fiel defensora del verdadero Ajedrez, logra enviarlos a tiempo al basurero de la Historia.

Por lo general la persona decente y con una Cultura promedio no es xenófoga; estas contrastan con otras  que tratan de defender su nacionalismo extremo de forma oportunista, ya que tanto dentro, como fuera del país, actúan de tal forma que dañan con su comportamiento la imágen de su nacionalidad; incluso he conocido algunos con antecedentes en la justicia en su entorno y en el extranjero que suelen ser los más xenófogos sin recordar que su historial es negativo ante la nación que dicen defender con tanta ferocidad.

El basurero de la Historia
Exhorto desde estas páginas a denunciar públicamente y ante la FIDE (http://ethics.fide.com/) esos casos aislados que en pleno siglo XXl y siendo todos habitantes de una misma Aldea Global llamada planeta Tierra, aún permanecen para desprestigio de la Familia Ajedrecística, que es una sola y como tal debe reaccionar ante cualquier caso que se conozca en cualquier parte del mundo.
Nelson Pinal Borges MI & FIDE Trainer

To Top