Fischer visitó La Habana en dos ocasiones; la primera vez en febrero de 1956 pocos días antes de cumplir los trece años de edad. Esa vez estuvo en el Club Capablanca de la capital cubana donde fue recibido por el Doctor José A. Gelabert y el destacado periodista Carlos A. Palacios, entre otras personalidades del Ajedrez cubano de la época. El jovencito Fischer estaba acompañado por el norteamericano, M. Forry Laucks, ajedrecista y promotor del futuro Campeón Mundial.

El joven Fischer de 13 años (1956
Posteriormente, en octubre de 1966, Fischer regresó a La Habana como integrante del equipo norteamericano que participaría en la Olimpíada Mundial. En ese evento, Fischer fue el jugador más popular y el preferido del público cubano, por encima de estrellas del Ajedrez mundial presentes como los soviéticos Tigran Petrosian -Campeón mundial-, Boris Spassky y Mijail Tal, el danés Bent Larsen, el argentino Miguel Najdorf, entre muchos Maestros de renombre. La expectación de la afición por el match entre la Unión Soviética y los Estados Unidos y especialmente la partida en el primer tablero entre Spassky y Fischer, fue un acontecimiento difícil de igualar en cualquier época del Ajedrez cubano.
En la inauguración de la Olimpíada, Fischer y el Comandante Fidel Castro se saludaron muy cordialmente en un gran gesto de de amistad y admiración mutua. Fischer le entregó a Fidel Castro un libro suyo autografiado y fue rival del mandatario cubano en la famosa partida en consulta sostenida por Fidel con el apoyo de Petrosian vs el mexicano Terrazas secundado por Fischer. Con sus respectivos comportamientos, tanto Robert Fischer como Fidel Castro demostraron que era un caso olvidado sus intercambios de mensajes un año antes, en 1965, a partir de que el norteamericano amenazó con retirarse del Torneo Internacional Capablanca in memorian si se tomaba su participación para hacer campañas propagandísticas a favor de la Revolución Cubana, lo que dio pie a una respuesta del Comandante cubano. (Ver pormenores en www.ajedreznd.com)

La famosa charla de Fischer con Fidel Castro
Olimpiada de La Habana (Cuba) 1966
Al término de la Olimpíada, Fischer les expresó a las autoridades cubanas que deseaba alargar su estancia en Cuba y recorrer algunas ciudades del interior del país. El norteamericano fue complacido en su petición y más: a su regreso se le regaló una mesa y un juego de los utilizados en el importante evento. Se marchó muy agradecido con las atenciones recibidas en Cuba y al mismo tiempo las autoridades cubanas se mostraron satisfechas con la amabilidad mostrada por el Campeón norteamericano en todo el tiempo durante y después de la Olimpíada.

Ahora volvamos a la actualidad donde Fischer se defiende desde una prisión de penas extensas en Japón, de una orden de deportación solicitada por el Gobierno norteamericano y que de ejecutarse, le conllevaría una condena de alrededor de diez años de cárcel y una multa $250, 000 dólares, por haber jugado el match con Boris Spasski en Yugoslavia en 1992, país con el cual Estados Unidos tenía prohibido realizar cualquier tipo de intercambio comercial.


Fischer contra Spassky en el match-revancha de Yugoslavia de 1992
Como todos sabemos, Robert Fischer ha demostrado en toda su brillante carrera ajedrecística poseer luz propia. En su mejor momento se enfrentó con éxito a la poderosa maquinaria soviética. Ahora mismo, ¿cuántos variantes no estará analizando junto a su abogada Masako Suzuki y el periodista canadiense convertido en consejero personal, Sr. John Bosnitch para encontrar una jugada ganadora a pesar de tener a un rival muy agresivo como es el Gobierno norteamericano? Algunas de sus variantes conocidas son haber solicitado asilo político en Japón y repudiar su nacionalidad para declararse apátrida y ser acogido por la Comisión de Refugiados de las Naciones Unidas para poder dirigirse a un tercer país.

Al menos desde Alemania, Austria y Servia-Montenegro se alzan voces solidarias con ese fin. El Club de Ajedrez Chess Tigers de la ciudad alemana de Maguncia se comprometió a gestionar el asilo político de Fischer ante el Ministerio del Interior alemán y además se responsabilizan con los costos de vivienda y alimentación del jugador norteamericano. En Austria, el Club de Ajedrez SC Hoerndlwald y su Presidente, el Sr. Kurt Frank, realizan gestiones similares.


Fischer detenido en Japón en 2004
Conocida es la proposición de matrimonio que le hiciera a Fischer desde Servia-Montenegro la artista Natasa Radulovic para así facilitarle la obtención de la ciudadanía serbo-montenegrina como un gesto de reciprocidad y agradecimiento ya que en ese país -antigua Yugoslavia- Fischer comenzó su odisea. Pero por esos días, y debido a una gestión personal del ex Presidente de la FIDE, Sr. Florencio Campomanes ante la Federación de Ajedrez de ese país, el Sr. Filip Vujanovic, Presidente de Servia-Montenegro, se apresuró a decir que deseaba evitar conflictos diplomáticos con los Estados Unidos y no le otorgaría ningún permiso al norteamericano……..!!

Asimismo, la carta que el ex Campeón mundial Boris Spassky le dirigiera al Presidente norteamericano Sr. George W. Bush puede abrir puertas aún cerradas; la misma constituye un monumento a la lealtad personal y ajedrecística que de alguna forma cosechará frutos en las personas sensatas. Reconocido en el mundo del Ajedrez por su amabilidad y caballerosidad sin par, Spassky ha generado con su carta un sentimiento universal de simpatía hacia la delicada situación de Fischer. (Ver la carta en www.ajedrezenmadrid.com)

Importante y muy oportuna desde el primer momento ha sido la posición de la Federación Islandesa de Ajedrez de abrir una página para recoger firmas de todo el mundo como muestras de solidaridad con Fischer y la que ya ha sido visitada por miles de simpatizantes del genio norteamericano.. (Ver www.freebobby.org)

No obstante todas las variantes analizadas y realizadas por él y sus simpatizantes, el jugador norteamericano sigue preso pero ahora con la iniciativa a su favor, ya que su caso se va convirtiendo en un problema no sólo para las autoridades japonesas sino también para las norteamericanas que se han abierto un frente que les traerá más perjuicios que beneficios. De hecho, dentro del propio Japón algunas personalidades nacionales gestionan darle a Fischer la libertad condicional.

REFLEXIONES, UTOPIA Y REALIDAD

Cuba es reconocida en todo el mundo por su desarrollo en el campo de la Medicina y la Salud. Casi a diario personalidades artísticas, políticas y deportivas internacionales viajan a la mayor isla del Caribe para someterse a diferentes especialistas cubanos.

Asimismo, el Ajedrez cubano vive en la actualidad un gran momento: hace sólo unos meses se brindó una Simultánea gigante con más de 13,000 tableros –Record Mundial y Guinness-, se brindan dos horas de clases a la semana por Televisión, una hora diaria de Radio para hablar de Ajedrez, se intensifica la masividad como nunca antes y se lleva el Ajedrez a los sitios más recónditos de la Geografía cubana, se editan libros y folletos de excelente calidad, las actuaciones de Lenier Domínguez y Lázaro Bruzón, entre otros destacados Grandes Maestros cubanos, se comentan comúnmente en la calle debido al nivel de popularidad que ha alcanzado el Ajedrez entre la gente.

Este boom ajedrecístico se debe en gran parte, a que en las más altas esferas del Gobierno cubano y las autoridades deportivas, les están inculcando al pueblo la necesidad de ver el Ajedrez como elemento para enseñar a pensar más y correctamente a las personas, lo que les traería beneficios en su comportamiento social e individual.

Ustedes se preguntarán, ¿Y qué tiene que ver todo esto de la Medicina y el Ajedrez cubanos con el Caso Fischer?

Si conocemos que el excepcional jugador de 61 años, necesita tratamiento médico especializado y el Ajedrez en Cuba vive una etapa de gran dinamismo y desarrollo, donde su presencia motivaría aún más la fiebre y la popularidad ajedrecísticas, pues no sería una utopía pensar que las autoridades cubanas le pudieran conceder a Fischer un permiso humanitario por determinado tiempo y circunstancias.

¿La variante cubana sería una más de analizar por Fischer para derrotar a su rival? ¿Volveremos a ver a Bobby Fischer en La Habana?

Nelson Pinal Borges, MI

Soy un individuo detestable. Mis ideales son el Ajedrez y el dinero. Quiero ser riquísimo. Todos quieren serlo, pero ninguno lo dice. ¿Es pecado? (Bobby Fischer)

Por PINALCHESS

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *