Capablanca vs Alekhine – Buenos Aires 1927

-A 90 años del match mundial-

Por Christian C. De Luca  (colaborador especial de PINAL CHESS)

En la Ciudad de Buenos Aires, aún habitan incólumes vestigios de lo que fue la misma, noventa años atrás. Así aparecen antiguas edificaciones de renombre, teatros, restaurantes e incluso algunas contadas firmas comerciales que se encuentran todavía en activo.


Buenos Aires 1927

En el caso de nosotros, los amantes de “Caíssa” (Musa inspiradora del ajedrez) que hemos nacido y aún residimos en la capital argentina, tenemos un aditivo especial para añorar con profunda emoción aquellos tiempos. Este hecho singular es nada más y nada menos que el Match Mundial de Ajedrez, entre los maestros, José Raúl Capablanca y el Dr. Alexander Alekhine.

Aquellos dos astros inigualables de la historia del noble juego, emprendieron un largo viaje hasta la capital porteña (septiembre de 1927) con objeto de disputar la corona mundial en un tenso match que se extendería por casi dos meses y medio.

La hermosa capital argentina en la actualidad

Es justo mencionar que estamos escribiendo esta narrativa, a pocos días de cumplirse la efeméride del gran match, por lo cual, acuden a nosotros los recuerdos de tantas crónicas de época que hemos leído. Esto es como un viaje a un pasado que nos resulta de lo más real, como si nosotros mismos estuviésemos allí.

Primeramente, creemos de vital importancia señalar la nada fácil empresa que llevó adelante en aquella ocasión, el Club Argentino de Ajedrez (Sede principal y patrocinador del magno evento) concretando así el gran anhelo que perseguía ya casi desde su misma fundación. A título informativo, diremos que la entidad decana del ajedrez argentino fue fundada el 17 de abril de 1905 y apenas poco más de un lustro después (1911) realizó el intento de patrocinar el match entre el entonces campeón, Dr. Emanuel Lasker frente al mismo Capablanca (el cual no se llevó a cabo por divergencias de los mencionados).

El Presidente de Argentina, Doctor Marcelo Torcuato de Alvear, junto a Alekhine -derecha- y Capablanca a su izquierda, entre otros ejecutivos del gobierno.

Cabe decir que no sólo el Club Argentino de Ajedrez resultó sponsor del gran match: el distinguido “Jockey Club” de Buenos Aires (co-sede, en donde se disputaron las partidas cuarta y décimo sexta) se hizo adherente con una fuerte suma de dinero, también el “Club del Progreso” (del cual, muchos de sus acaudalados socios formaban a su vez parte de la masa societaria del Club Argentino de Ajedrez), Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), Radio “Prieto” (que así se hizo con los derechos de transmisión del Match) entre las entidades más renombradas, aunque también hubo aportes de otras menores.

No obstante, el Match Mundial contó para su realización, con un apoyo muy especial el cual vale una mención particular: la mismísima Presidencia de la Nación – representada en la figura del Dr. Marcelo Torcuato de Alvear – fue un soporte excepcional para que el encuentro por el cetro ecuménico se llevara a cabo.

El retador Alexander Alekhine y el campeón José R. Capablanca

Además de otorgar el aval del Estado Argentino – clave en la representatividad del duelo mundial – el Dr. Alvear hizo acto de presencia en dos ocasiones: el día del sorteo de colores (15 de septiembre de 1927) y durante el final de la partida nro 17 (18 de octubre de 1927) en ambas ocasiones, en el Club Argentino de Ajedrez. En esta última ocasión, el Campeón Mundial, Capablanca, le ofreció con gran clase sus disculpas por no haber podido brindarle al primer mandatario “un espectáculo digno de su ilustre presencia” (la partida había culminado en un poco lúcido empate).

El resumen del Match Mundial, fue el siguiente: 34 partidas jugadas (32 en el Club Argentino y dos – como dijimos antes, la 4ta. y la 16ta. en el Jockey Club de Buenos Aires, en ambos casos en sus antiguas sedes que no son las actuales. El Club Argentino tenía su local en la calle Carlos Pellegrini 449 – frente a donde nueve años después (1936) se emplazó el Obelisco – y el Jockey Club en la calle Florida 559). Alekhine: 6 victorias, Capablanca: 3 victorias, y empataron en 25 ocasiones.

La mesa con las sillas, el reloj y el juego del famoso match

El duelo comenzó el 16 de septiembre con una victoria de Alekhine (la primera de su vida, contra Capablanca) conduciendo las piezas negras con las cuales realizó la acertada decisión psicológica, de plantear una “Defensa Francesa” (1.e4 e6) apertura que siempre le fue desfavorable al cubano – durante casi toda su carrera – con ambos colores.

El mundo quedó estupefacto ya que a Capablanca se le consideraba prácticamente invencible y la opinión general de los maestros (con la excepción hecha del fino ajedrecista checoslovaco, Richard Reti, quien se volcó a favor del desafiante) era de que Capablanca ganaría de forma terminante el match e incluso – en la consideración de varios – sin perder ni una partida (como lo había hecho con Lasker, 6 años atrás).

Pero el desafiante estaba preparado como nunca, agazapado como un astuto zorro que avizora su presa. De esta forma logró por vez primera – en su vida – derrotar a su formidable rival y demostró que el duelo no iba a ser “pan comido” (expresión del lunfardo porteño argentino) para el Campeón.

El libro de la Editorial Sopena Argentina sobre el match

Luego de ese sorpresivo golpe inicial del retador, puso el campeón las cosas en su lugar – como para acallar los malos augurios – ganando con gran fineza las partida tercera y séptima (ambas con piezas blancas) colocando de esta forma el score a su favor por 2-1, con 4 empates.

Pero como se dijo antes, el retador no tenía ninguna intención de ser un “convidado de piedra” que presencie inmóvil, la victoria de su rival. Así fue que ganó dos partidas seguidas (la 11 y la 12) de las cuales, en la primera de las citadas, otra vez lo hizo llevando piezas negras. El challenger se colocó así, nuevamente en comando  de las acciones por 3-2.

A partir de allí, siguió una larga serie de ocho tablas (empates) hasta que en el juego nro. 21 vuelve a salir airoso el desafiante, elevando su tanteador a 4-2 (y 15 igualdades). Nuevamente el match se encaminó por el sendero de las igualdades (algunas con mucha lucha, como la partida 22, en donde Capablanca salvó un final perdido de manera magistral, tras 86 movimientos) llegando a siete empates consecutivos, tras lo cual el campeón – quién aún mostraba sus uñas – ganó la partida 29 (otra vez con blancas) en un final digno de sus famosas capacidades, en donde su rival hizo gala de una tenaz defensa, pero no pudo salvarse de la derrota tras 70 jugadas.

Una de las planillas con una partida que fue tablas

Siguieron dos empates más (partidas 30 y 31) tras lo cual, otra vez el desafiante consigue la victoria con blancas, tras un arduo medio juego en donde Capablanca sacrificó un peón para dar vida a sus piezas, pero que derivó en un final con desventaja material, que ya no pudo salvar. Así, el Dr. Alekhine se colocó arriba por 5-3, a sólo un punto del preciado objetivo perseguido durante años: el cetro del ajedrez mundial.

Rápidas tablas en la partida nro. 33 (18 movimientos) y se llega al 26 de noviembre de 1927, día de la partida nro. 34, con el retador conduciendo nuevamente las piezas blancas. Alekhine abre la partida con el peón dama (como lo hicieron ambos, durante casi todo el match) y a la “Defensa Ortodoxa” que opuso Capablanca, pudo plantear su variante (11.Ce4) siguiendo la partida por terreno conocido de esta defensa, hasta que en la jugada 26, Alekhine gana un peón. A partir de entonces, su técnica refinada hizo vanos los intentos defensivos del Campeón Mundial, llegando a suspenderse dos veces la partida (con dos reanudaciones en días distintos) lo cual fue muy fatigoso, pese a ser los aplazamientos algo común de aquella lejana época (en todo caso un aplazamiento, pero rara vez dos).

El 29 de noviembre de 1927, sería el día clave. La partida 34 debía reanudarse por segunda vez, en una posición desesperada para Capablanca. Así fue que se presentó el Dr. Alekhine – con halo victorioso – para rematar la partida y tras su jugada secreta (82.Te7, Quizás la más famosa jugada secreta de la historia del ajedrez) el árbitro le entregó una carta escrita en francés firmada por su rival, quién no se había presentado. El texto de la misma, fue el que sigue:

Buenos Aires, 29 de noviembre de 1927
Estimado Dr. Alekhine:

Abandono la partida. Es usted, pues, el Campeón del Mundo y le felicito por su éxito.
Mis cumplidos a Madame Alekhine.

Cordialmente suyo.

José Raúl Capablanca

Esta dimisión por parte del Campeón Mundial, le convertía de manera automática a él mismo en el titular ecuménico. Fue tal el impacto de alcanzar el logro al cual había consagrado su vida, que Alekhine se desmoronó en su asiento, quedando con la mirada vaga y perdida.

Acto seguido, las felicitaciones de todos los presentes y el acto de clausura, coronándole como el nuevo rey del ajedrez. El jugador que al principio del duelo era el menos carismático para el gran público (el favorito de la afición argentina era ampliamente Capablanca) ahora gozaba de las simpatías que provoca toda victoria, o lo que se dice en porteño “Los amigos del campeón”.

Aquí puede verse la mesa del match en el Club Argentino de Ajedrez:

Algunos otros links sobre el Match Mundial de 1927: https://es.wikipedia.org/wiki/Campeonato_Mundial_de_Ajedrez_1927
http://www.chessgames.com/perl/chess.pl?tid=54140

 

El autor del trabajo mostrando el libro del Torneo junto a la mesa y el juego utilizado en el match y que se conservan en el Club Argentino de Ajedrez

Este match tuvo ciertas peculiaridades que vale la pena resaltar y son las siguientes, a saber:

1- Con sus 34 partidas, fue el Match Mundial más largo de la historia, durante muchos años. Incluso más largo que el Match Mundial de Karpov-Korchnoi (Baguío 1978) que llegó a los 32 juegos. Solamente fue superado en 1984/85, con el inaudito Match “Marathon” de Karpov-Kasparov , que alcanzó la increíble cifra de 48 partidas (nunca más volvieron a disputarse matches de esta extensión, por la corona mundial de ajedrez).

2- Ambos rivales eran absolutamente co-generacionales, ya que sólo les separaban cuatro años de edad: Capablanca llegó a Buenos Aires con 38 años (cumplió 39 durante el match) y Alekhine con 34 años (cumplió 35 años durante el mismo). Por tanto, hubo una absoluta paridad de reflejos, energía y juventud. No había sucedido lo mismo con Lasker y Steinitz (25 y 57) ni con el mismo Capablanca con Lasker (32 y 52). En toda la historia del Match por el Campeonato del Mundo (1886-1993) no volvieron a enfrentarse dos ajedrecistas tan homogéneos en edad.

3- Fue un match muy desgastante (lo que supone casi el triple de los matches de 12 partidas que se disputan en el siglo XXI) lo cual da clara muestra de que el resultado fue justo, ya que no hubo posibilidad de “sorpresa” y en caso de haberla habido, existía el tiempo necesario para reponerse. Prueba de la tensión del mismo fue, que Alekhine perdió seis (6) muelas, una por cada una de sus victorias.

4- Hubo una total caballerosidad durante el match, por parte de ambos competidores: Mientras que Capablanca elogió abiertamente el juego de su rival (“El Dr. Alekhine siempre juega bien, el título está en buenas manos”) el desafiante tuvo el gesto encomiable de gastar su último pedido de time-out (descanso) el día 19 de noviembre, para que su rival pudiera festejar su cumpleaños junto a su círculo de amistades (Capablanca cumplía 39, como dijimos antes).

5- Otro dato curioso es que en treinta y dos de las partidas, se jugó la misma apertura (“Defensa Ortodoxa”) lo cual demuestra la pericia de los dos maestros, conduciendo ambos colores. Solamente en dos partidas, fueron utilizadas otras aperturas (en la primera, una Defensa Francesa que ganó Alekhine con negras – ya mencionado – y en la tercera, una Defensa India de Dama, con victoria de blancas para el campeón).

6- Fue determinante el hecho de que el Campeón Mundial no lograse ni una sola victoria con las piezas negras (resultado que normalmente no le era ajeno a Capablanca, enfrentando al mismo rival en las competencias previas). Esto sentenció su suerte demostrando además las diferencias en cuanto a preparación y deseo de vencer, por parte de ambos contenedores.

Sólo resta decir que la revancha (que estaba pre-pactada para el año 1929) nunca se llevó a cabo por motivos que distan mucho de lo que maneja el público poco entendido. Los argumentos principales para suspender el desquite fueron -en principio-  el “crack financiero” de 1929 (en la Bolsa de New York, pero que afectó al mundo todo) además de ciertas condiciones discutidas por ambos rivales con respecto al “Protocolo de Londres”, impuesto por Capablanca en la mencionada ciudad, en 1922, cuando era el flamante campeón del mundo. Pero esto es harina de otro costal.

Esperando haber cumplido nuestra pretensión de realizar algún aporte novedoso, a una historia por demás trillada como fue la del memorable duelo de 1927, dejamos estas últimas palabras a todos los aficionados cultos y a los que pretendan serlo (aquellos que no sólo se interesan por la técnica, sino que además su curiosidad los lleva a imbuirse de conocimientos acerca de la historia y cultores del milenario juego) ya que creemos que el “ser cultos” en cualquier materia, les servirá no sólo para el ajedrez, sino además para la vida misma.

Cordial saludo desde Buenos Aires y un especial agradecimiento al IM Pinal Borges (Cuba/República Dominicana) quien me impulsó a escribir, brindándome su generosa confianza, además de cederme su prestigioso espacio.

Buenos Aires, 29 de diciembre de 2017

*Sobre el autor:
Es habitué del Club Argentino de Ajedrez, desde 1991 (26 años) siendo socio en dos períodos (1991-1994) y desde 2011 a la actualidad. Ha conocido en el mencionado club, a grandes leyendas del ajedrez argentino y mundial, como ser: Aron Schvartzman, Miguel Najdorf, Francisco Benko, Carlos Guimard, William Lombardy, Anatoly Karpov, Garry Kasparov, Vesselin Topalov, Judith Polgar, etc.

Su canal de youtube es el siguiente: https://www.youtube.com/user/Lokodely77

Links de los álbumes fotográficos del match, Capablanca v. Alekhine (Buenos Aires 1927)

Otros links de interés:
http://ratings.fide.com/card.phtml?event=115894
http://www.argedrez.com.ar/jugador_115894_502_jug.aspx
http://chess-db.com/public/pinfo.jsp?id=115894&lan=2

By | 2018-01-03T12:50:27+00:00 enero 2nd, 2018|Capablanca, Historia / Cultura Ajedrecística|0 Comments

About the Author:

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista