De Magnus, clásicos e influencias

Contrariamente a la opinión de muchos colegas jóvenes, creo que tiene sentido estudiar los Clásicos – Magnus Carlsen, Campeón Mundial.

Carlsen vs Kasparov – 2004

La influencia de los Maestros clásicos del Ajedrez se refleja en mayor o menor proporción  en el estilo y la identidad ajedrecística de los jugadores que surgieron posteriormente, es decir, la capacidad y el talento de los ajedrecistas más jóvenes se desarrolla en gran medida bajo la influencia de los Maestros que les antecedieron.

P. Morphy, según Fischer “quizás el jugador más preciso que haya existido jamás” 

Por ejemplo, la personalidad ajedrecística de José Raúl Capablanca estuvo influenciada  por las concepciones modernas sobre el desarrollo armónico de las piezas  y la perfección del juego de Paul Morphy;  la de Anatoly Karpov mayormente por el estilo posicional del propio Campeón cubano  y la identidad de Gary Kasparov fundamentalmente por el estilo dinámico y emprendedor de Alexander Alekhine (1892 – 1946)

La Escuela Soviética de Ajedrez  en gran parte es obra de la influencia de Alekhine

Es posible que los jugadores reciban el influjo de más de un Maestro como seguramente ocurrió con Karpov y Kasparov, alumnos y representantes de la Escuela Soviética de Ajedrez, que tuvo entre sus precursores al ruso M. Chigorin (1850 –  1908), al ruso francés A. Alekhine y posteriormente a M. Botvinnik y otros jugadores soviéticos que conformaron la élite mundial desde los años 1948 hasta alrededor de 1995 y que con certeza se puede afirmar que también influyeron en el estilo de los dos K.

La influencia de Fischer y Kasparov ha sido notoria en la formación  de las últimas generaciones de ajedrecistas 

En ese contexto muchos ajedrecistas se preguntan, ¿qué Maestros influenciaron en la personalidad ajedrecística del actual Campeón Mundial Magnus Carlsen?

La respuesta es difícil porque el joven noruego es un jugador de un acentuado concepto posicional que se desenvuelve bien en cualquier estilo aunque no llega a la universalidad de Boris Spassky,  jugador de estilo universal por excelencia.

              GM Boris Spassky, ícono del estilo universal

Entiendo que se pudiera afirmar que Magnus es una combinación de varios jugadores; en la Apertura recuerda la originalidad de Bent Larsen, en el Medio Juego su técnica para apreciar y ejecutar mínimas ventajas denota la influencia de Capablanca, el Final lo juega con la precisión y fortaleza de Vasily Smislov y su tenacidad es comparable a la del GM Victor Korchnoi.

Kasparov vs Smyslov, Match de Candidatos 1984

Aunque su nivel de juego no llega a la brillantez de Robert Fischer o Gary Kasparov, Carlsen es una máquina de jugar que prácticamente no comete errores, tal como en sus mejores años exhibieron las partidas de J. R. Capablanca y A. Karpov.

Karpov, Kasparov y Carlsen – 2012

Larsen, el original GM danés que estuvo en la élite mundial por más de 15 años, aplicaba en las Aperturas conceptos muy personales,  ensayando ideas atrevidas e incluso arriesgadas. Su originalidad se reflejó en las Aperturas Vienesa, del Alfil Rey, en 1.b3 (denominada Apertura Larsen), entre otras. Como Carlsen en la actualidad, Larsen evitaba los caminos conocidos para no ser sorprendido con estudios caseros donde la originalidad práctica pasa a ser un factor secundario.

Larsen vs Botvinnik, Olimpíada Mundial 1956 – El GM danés estuvo por más de 15 años en la élite mundial

El criterio de Carlsen en el Medio Juego es una analogía al de Capablanca. Ambos niños prodigios aprendieron a jugar Ajedrez antes de dominar su lenguaje materno y eso se refleja en el entendimiento profundo de cualquier posición. Y como dijo Botvinnik del cubano, no hacía jugadas aisladas, pintaba un cuadro ajedrecístico”, esa frase también se pudiera aplicar al joven Campeón noruego. La facilidad para apreciar y posteriormente ejecutar con precisión pequeñas ventajas es una propiedad común de estos dos estelares jugadores.

Las enseñazas de Capablanca en  ¨Fundamentos del Ajedrez¨

El ex Campeón mundial V. Smyslov es reconocido por haber sido un gran finalista debido a su sencillez,  precisión y exactitud para jugar esa fase de la partida. En este aspecto, Carlsen ha demostrado su capacidad para convertir en victorias las ventajas obtenidas tanto en el Medio Juego, como en el mismo Final, tal como anteriormente lo sabían hacer Enmanuel Lasker, Capablanca y Fischer, todos junto a Smyslov, reconocidos finalistas.

El ex-Campeón Mundial fue un consumado finalista

Por otra parte, la potencia que Carlsen imprime a su juego es comparable a la vitalidad con la que Korchnoi reflejaba en cada jugada, en cada partida, en su vida misma. El noruego desprende gran energía para lograr superioridad en el Medio Juego o imponer una mínima ventaja en el Final, la misma energía que el GM ruso derrochaba al defenderse o al batallar por la iniciativa. Ambos son luchadores tenaces al extremo en búsqueda de la victoria. Su similitud en esta combinación de psicología y práctica es digna de admirar.

Noruega 2004   1-0

Un jugador con el brillo de extra clases como Larsen, Capablanca, Smyslov y Korchnoi, justifica plenamente la razón de que Carlsen es el mejor jugador del mundo desde hace más de 5 años, el segundo Campeón Mundial más joven de la historia (detrás de Kasparov), el jugador más joven en superar los 2,800 puntos ELO y dispuesto para prolongar su reinado por varios años más.

Su talento y preparación lo establecen como el Rey indiscutible del Ajedrez Mundial

 

 

About the Author:

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista