Desde La Habana, Cuba, llegó hace unos días la siguiente información:

INFORMACIÓN DE LA FEDERACIÓN CUBANA DE AJEDREZ

El pasado 20 de marzo recibimos de parte de la Federación Internacional de Ajedrez (Fide) la solicitud de cambio de membrecía del atleta Lázaro Bruzón Batista.

Luego de varios intercambios con la Fide ha llegado a nuestro poder la notificación sobre el traslado del jugador a la federación estadounidense, lo que se hará efectivo a partir del primero de julio de 2020.

Una vez más manifestamos absoluto desacuerdo con el flagelo del robo y la comercialización de atletas por parte de los países más ricos, en este caso Estados Unidos.

Ante tales desmanes, la Federación Cubana de Ajedrez seguirá trabajando por elevar los resultados deportivos y mantener el prestigio ganado por este deporte, siendo dignos representantes de nuestra Patria.  La Habana, 30 de junio de 2020.

A tal efecto y resumiendo los comentarios emitidos en las redes sociales, conversaciones, comunicaciones de aficionados, ajedrecistas y de la opinión pública sobre este asunto, comparto con los lectores mi consideración al respecto:

El Gran Maestro Lázaro Bruzón Batista (no un simple atleta como dice la nota de la FCA) ha sido uno de los jugadores de mayor nivel en Cuba por más de 20 años y fue Campeón Mundial Juvenil en el año 2000, entre otros éxitos internacionales que ha obtenido producto de  su talento, dedicación, esfuerzo y el apoyo de las autoridades del ajedrez en la isla, donde conocemos que el deporte tiene gran trasfondo político.

La información de la FCA es injusta con el GM Bruzón y fuera de época en pleno siglo 21; por demás, proporciona solamente una versión del problema y no menciona las posibles causas que lo llevaron a tomar la decisión de establecerse en otro país, como lo han hecho otros 20  Grandes Maestros cubanos que viven en España, México, Italia, Paraguay y Estados Unidos,  y más de 150 ajedrecistas titulados, entrenadores, árbitros, directivos y periodistas especializados que también residen fuera de la isla de Capablanca.

En el caso del GM Bruzón, se entiende que ningún país ni federación se roba a un ajedrecista de 38 años que ha viajado por medio mundo desde muy joven. Hace 3 años Bruzón manifestó que para el curso 2018 – 2019 se integraba al equipo de ajedrez SPICE, de la Universidad de Webster de San Luis, Estados Unidos, cuya dirección está a cargo de la reconocida Gran Maestra Susan Polgar. Como respuesta, la Federación Cubana de Ajedrez lo excluyó de la preselección nacional.

Tampoco el GM natural de Las Tunas, Cuba, está obligado persécula seculorum a mantener su compromiso con la FCA y mucho más, cuando fue excluido del equipo nacional, no obstante, él haber manifestado oportunamente que deseaba competir por Cuba, tal como lo hacen deportistas que residen en otros países, pero que en eventos oficiales representan a su nación de origen. El caso del futbol es super conocido desde Diego A. Maradona hasta Lionel Messi, por mencionar un solo deporte.

“Salí con la firme convicción de seguir participando en torneos por Cuba como parte de su equipo (…) Yo vine a estudiar en una universidad, comenzar una nueva etapa de retos y aspiraciones en mi vida personal y profesional, pero siempre con las mejores intenciones de mantener mis lazos y jugar por Cuba”, dijo Bruzón en septiembre del 2018, luego de ser dado de baja de la selección nacional.

Según la comunicación de la FCA, ¿se puede interpretar que cuando a comienzos de los años 60, el destacado Maestro Internacional de origen español, Francisco J. Pérez (EDP), se quedó a residir en Cuba fue un robo de cerebros y una comercialización de atletas?

Por otra parte, en decenas de ocasiones los ajedrecistas cubanos se han quejado a las altas autoridades del deporte, por no tener acceso al internet, entre otras dificultades para prepararse, poder competir con calidad y representar con éxito a su patria en eventos internacionales. En la actualidad el internet es una herramienta imprescindible en la preparación  de un trebejista, (tal como un tenista necesita una raqueta o un ciclista de una bicicleta para poder entrenar) porque necesita estar actualizado constantemente de bases de datos, torneos que se transmiten online y de todo un conglomerado de información especializada que le permite estudiar, comunicarse y foguearse en las diferentes plataformas existentes en la actualidad y que son utilizadas por jugadores de cualquier categoría, incluyendo a los de la élite mundial, donde Bruzón es respetado por su alto nivel de juego.

No es necesario ahondar en dificultades económicas que presentan algunos ajedrecistas de alto rendimiento en Cuba como en estos días se ha  comentado en las redes sociales.

Cada persona tiene el derecho de vivir donde estime más beneficioso para él y su familia, aún más en estos tiempos donde el fenómeno migratorio universal está fundamentado en factores económicos y sociales dentro de una Aldea Global cada vez más intercomunicada y cosmopolita. Durante décadas, deportistas cubanos  han tomado la decisión de residir en otro país. Muy conocidos son los casos de los beisbolistas, que, viviendo en Estados Unidos, son bien recibidos en Cuba, tanto por la afición, como por autoridades muy ligadas al deporte y a la política nacional.

“Hoy yo puedo dar las gracias a los ajedrecistas y los cubanos en general que me siguen y en todo este tiempo que llevo fuera de Cuba me han mostrado su apoyo y cariño. Eso me lo gané dándolo todo por mi deporte y siempre traté de dar lo mejor, no solo de forma individual, si no como parte del movimiento ajedrecístico cubano”, manifestó el GM.

Oportunamente manifestó a las autoridades que deseaba seguir representando a Cuba

¿Por qué se recrimina con vehemencia al Gran Maestro Lázaro Bruzón, que es un orgullo para el deporte cubano por sus triunfos internacionales durante más de 20 años? Eso es injusto.

“¿Hasta cuándo va a seguir eso con los deportistas cubanos? Los artistas pueden viajar, vivir donde ellos decidan, cantar donde ellos decidan y regresan a Cuba y los reciben como héroes nacionales. ¿Hasta cuándo estos dirigentes van a seguir sin darse cuenta que los verdaderos protagonistas de esta película son los atletas y no ellos?”, señaló Bruzón a la prensa.

Es hora de cambiar la verborrea hipócrita de mentalidades obsoletas, por la atención real de la situación que atraviesan algunos ajedrecistas de alto nivel en Cuba y además, flexibilizar la política en este aspecto o es fácil de comprender que el caso del GM y excampeón mundial juvenil no será el último.

Por PINALCHESS

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista