Capablanca

Las Sicilianas de Capablanca / Una clase de Ajedrez

«Capablanca fue el mejor porque no necesitó molestarse”

    GM Miguel Najdorf

Interesante es el título del artículo, pero más interesante es conocer que el ex Campeón Mundial José Raúl Capablanca jugó en toda su carrera 7 Defensas Sicilianas y que logró con ellas un excelente resultado de 4 victorias y tres tablas.

En el repertorio del genial cubano contra 1.e4 predominaba 1….e5, sobre todo al comienzo de su carrera. El doble peón Rey lo intercalaba en ocasiones con la Defensa Francesa y la Defensa Caro Kan. Jugó algunas Defensas Escandinavas y ¡¡una Defensa Alekhine contra Yates en el Torneo de Moscú en 1925!!.

 Capablanca nunca perdió jugando la Defensa Siciliana

La Defensa Siciliana tiene más de 500 años; algunos historiadores plantean que Luis Ramírez Lucena la había analizado en su famoso libro Repetición de amores y el arte del Ajedrez, publicado en 1496. Posteriormente alrededor del año 1620, Greco el Calabrés, había citado en un Tratado de la época il giuoco siciliano. Asimismo, en los años 1842-1843, K. Janish la mencionó en su libro Nuevas aperturas del juego de Ajedrez y unas décadas después también lo hizo Luis Paulsen. No obstante, hasta la segunda mitad del siglo XX la Defensa Siciliana no encontró serios abanderados, de ahí  que los Maestros Clásicos del Ajedrez, al menos entre 1850 y 1930,  no la hayan incorporado a su repertorio habitual.

El joven Capablanca brindando una Simultánea

Considerada en la actualidad como la Defensa de mayores posibilidades para ganar contra 1.e4, la Siciliana es un engendro asesino que integran las variantes del Dragón,  Najdorf, Scheveningen, Paulsen-Taimanov,  Sveshnikov o Pelikan y otras menos conocidas, que en manos de jugadores como M. Tal, L. Polugaevski, R. Fischer, G. Kasparov y  V. Anand, entre otros, constituyeron  y constituyen armas muy peligrosas.

Capablanca en un equipo de Beisbol

Pues esa arma mortal fue utilizada por Capablanca contra Ed. Lasker en el Torneo de Nueva York en 1924 (0-1), vs F. Bogatirchuk en Moscú/25 (0-1) y Merenyi en Budapest/28 (0-1), contra A. Nimzowitch en Karlsbad/29 (Tablas en un Maroczy por transposición de jugadas) y Emmanuel Lasker en Moscú/36 (0-1), contra Paul Keres en Semmering Baden/37 (Tablas) y contra Milner-Barry en Margate/39 (Tablas).

Capablanca y Lasker

Es excepcionalmente aleccionadora la partida que Capablanca le ganó al gran Lasker en el fuerte Torneo de Moscú/36, la cual tiene una anécdota interesante: Antes de la partida, el cubano estaba indeciso acerca de qué actitud tomar ante Lasker; ¿jugar pacíficamente? ¿jugar a ganar?. Su amigo, el Maestro soviético Jacobo Roklin lo instó a luchar por la victoria, “¿Y qué respondo si el viejo Lasker inicia la partida con 1.e4?”, preguntó el cubano pensando en la maestría  de su rival en la Apertura Española. “En ese caso Usted podría responder con una Siciliana“, le contestó Roklin y a continuación mentalmente le mostró  algunos análisis recientes ante lo cual Capablanca le dijo que lo pensaría y se marchó a caminar por las calles de Moscú.

Clásicos del Ajedrez, sentados: Lasker y Tarrasch.
 De pie: Alekhine, Capablanca y Marshall

Para comprender mejor la partida y la magistral conducción de Capablanca, hay que remontarse a 60 años atrás cuando la Defensa Siciliana no había sido  investigada como en la actualidad y su práctica magistral aún no era común. No obstante, Capablanca desarrolló con un criterio digno de su extraordinario talento el plan típico de la Defensa Siciliana: búsqueda de actividad en el flanco de la Dama, presión en la columna c y una defensa activa del flanco Rey a través de un contra-juego basado en el rompimiento en d5. Vencidos estos aspectos técnicos, la partida derivó en una posición donde la mejor coordinación y dinamismo de las piezas negras garantizó una permanente iniciativa que condujo a Capablanca a un gran triunfo Siciliano, dándole de paso, el primer lugar del Torneo con un punto de ventaja sobre el entonces joven Mijail Botvinnik.

Capablanca vs Botvinnik, Moscú 1936



Una clase sobre cómo jugar la Defensa Siciliana
Em. Lasker – J. R. Capablanca

Moscú -1936

1.e4 c5 2.Nf3 (Según X. Tartakower, la Defensa Siciliana es la respuesta más viril al insolente 1.-e4) 2…Nc6 3.d4 cxd4 4.Nxd4 Nf6 5.Nc3 d6 6.Be2 Bd7 7.Be3 e6 8.Qd2 a6 9.f4 Qc7 10.Nb3 Es de destacar dos aspectos importantes en esta posición: 1-El negro se esta activando rápidamente en el flanco Dama demorando el enroque a la espera de que blanco se decida hacia que flanco enrocar. 2-La situación de la Dama blanca en d2 no se corresponde con el plan típico de movilizarla hacia el flanco Rey vía De1-Dg3) 10…b5 11.Bf3

Rb8 12.Ne2 (Merece atención definir el ataque blanco a través de 12.- g4 y así contra restar la iniciativa negra en el flanco Dama) 12…Be7 13.0-0 0-0 14.Ng3 (Avanzar el peón «g» antes de Cg3 hubiera sido mas enérgica y brindaría mas perspectivas de ataque) 14…a5! 15.Nd4 a4 16.Rae1 Rfc8 17.Rf2 Ne8 18.Nxc6 (Antes de realizar f5, Lasker elimina el Caballo que potencialmente se podría «instalar» en e5, lo que haría muy difícil el progreso del ataque blanco en el flanco Rey) 18…Bxc6 19.f5 e5 20.Nh5 Qb7 21.Bg5 f6 22.Be3 Nc7 (Lasker no ha podido elaborar un plan de ataque concreto contra el Rey negro, mientras que Capablanca prepara el plan de liberación de sus piezas a partir del movimiento d5) 23.Qd1 Rd8 24.Rd2 Kh8 25.a3 Rbc8 (Antes de realizar d5, Capablanca se aseguro de poner sus piezas en las casillas óptimas incluyendo el Rey en h8.) 26.Bf2 d5!

 27.exd5 Nxd5 28.Bxd5 Rxd5 (Por lo general en estos esquemas Sicilianos, cuando el negro logra realizar la jugada d5 sin que el blanco tenga un contra juego en el flanco Rey, la iniciativa se hace evidente y permanente. A partir de ahora Capablanca de forma magistral convierte dicha iniciativa en victoria a pesar de la férrea defensa de su rival) 29.Qg4 Bc5! 30.Red1 Bxf2+ 31.Kxf2 Rcd8 32.Rxd5 Rxd5 33.Rxd5 Bxd5 (El peón Rey pasado, la mejor coordinación de las piezas negras y la delicada posición del Rey blanco, determinan la superioridad del negro) 34.Qb4 Qa7+ 35.Ke2 Bc4+ 36.Kf3 Qa8+ 37.Kf2 Qd8! 38.Qc3 Qd1 (Decisiva penetración que pone en evidencia la pobre situación del Caballo y el Rey blancos) 39.Ng3 h6!

(Excelente jugada; a la vez que le da una escapatoria al Rey, obliga al blanco a jugar) 40.b3 axb3 41.cxb3 Bxb3 42.Nf1 Qb1 43.g4 Bc4 44.Ne3 Qh1 (Este es el comienzo del canibalismo de los infantes blancos) 45.Nxc4 Qxh2+ 46.Ke1 Qg1+ 47.Kd2 Qf2+ 48.Kc1 Qf1+ 49.Kd2 bxc4 50.a4 Qf4+ 51.Kc2 Qxg4 52.a5 Qxf5+ 53.Kc1 Qf2! 54.Qa3 Kh7! (Un remate pacífico. No hay nada que hacer, si 55.-a6 c3!, 56.-Dc3 Df1+, y 57… Da6, quedando con 4 peones de ventaja) 0-1

Ejemplar tratamiento que le dio  Capablanca a un esquema típico de la Siciliana. Estas son partidas que enseñan e ilustran las ideas propias de posiciones derivadas de la Defensa Siciliana.

Parte de la familia Capablanca en la TV cubana, 1960.



Fuente consultada:
«Capablanca, Leyenda y Realidad», Miguel A. Sánchez, La Habana, 1978. – De lo mejor escrito sobre Capablanca – 2 volúmenes.




Miguel Angel Sánchez, Nelson Pinal 
y Pedro Domínguez, Presidente de
 la FDA, Santo Domingo, junio 2011

Artículo relacionado: La grata visita de Miguel Angel
 

To Top