Colaboración especial del MI Julio Boudy – Cuba / España
(1) Estructura Benoni – Introducción 1 [C68]
La Estructura Indo Benoni. Antes de llegar al tema que encabeza este trabajo queremos explicar algunos elementos que surgen de la estructura de peones. La ubicación de los peones en una partida define la actividad de las piezas y la estrategia a seguir por cada bando. Presentaremos a continuación algunas aperturas donde  esta situación es la que decide el curso de la partida en sentido general. El primer ejemplo se remite a la variante del cambio de la Apertura Ruy López. 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Axc6 dxc6 5.d4 exd4 6.Dxd4
Esta estructura es bien conocida. Aunque la variante que hemos escogido no es la mejor para las blancas, si lo es para explicar nuestro trabajo. Las blancas tienen mayoría de peones en el flanco de rey y su contrario en el otro flanco pero con la agravante que tiene un par de ellos doblados en la misma columna. La estrategia a seguir en estos casos por las blancas es simplificar las piezas para llevar la partida a un final lo más simplificado posible, si es de reyes y peones puro, mucho mejor, para hacer valer el peón de ventaja en el ala derecha. Su adversario seguirá una política diferente, mantener la mayor cantidad de piezas en el tablero y darle valor a los dos alfiles con los que buscará contrajuego. Como hemos visto, de una forma sencilla, ambos jugadores trazan su plan en dependencia de la conformación de peones.
(2) Estructura Benoni – Introducción 2 [D35]
Otro ejemplo de mayoría de peones en flancos contrarios es la siguiente variante del Gambito de la Dama. 1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Ae7 5.cxd5 exd5 6.e3 0–0 7.Cf3 c6
 Esta es la variante del cambio en el Gambito de la Dama. Los peones centrales han quedado fijos y semi móviles. En esta estructura las blancas conservan una mayoría en el flanco de rey, cuatro contra tres, y las negras cuentan con tres contra dos en el ala de la dama. Los planes estratégicos están aquí igualmente definidos por esta estructura. A diferencia de ejemplos anteriores donde la mayoría avanza para crear un peón pasado, aquí la minoría es la que se adelanta para crear debilidades en el campo contrario. Es lo que se conoce con el nombre de Ataque de las Minorías. Las blancas avanzarán su peón «b» hasta la quita fila para cambiarlo por el de c6 creándoles allí un peón débil en la columna abierta. Por el otro lado, uno de los planes negros es similar, avanzar el peón «f» para cambiarlo por el de e3 que quedaría sin protección de otro peón. Este es, por cada bando, uno de los planes típicos. Otro plan aplicable a estos esquemas es jugar f3 con la idea de avanzar e4, logrando una mayoría central, o g4 que constituye un ataque a la bayoneta para abrir brechas en el flanco de rey.
(3) Estructura Benoni – Introducción 3 [D87]
En la variante del Cambio de la Defensa Grunfeld, la estructura se presenta similar a la que hemos visto en la Defensa Semi Tarrasch. El punto que nos interesa se presenta después de las jugadas 1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 d5 4.cxd5 Cxd5 5.e4 Cxc3 6.bxc3 Ag7 7.Ac4 0–0 8.Ce2 c5 9.0–0 Cc6 10.Ae3 cxd4 11.cxd4
 Existe mayoría de peones blancos en el centro, así como de las negras en el otro lado del tablero. El blanco tratará de crear un ataque sobre el rey enemigo apoyado en su fuerte centro, mientras que su oponente intentará pasar a un final con un peón alejado. Las blancas también, en algunos casos, avanzan su peón «a» para cambiarlo por uno de los del contrario y dejarle uno aislado que puede ser objeto de ataque.
(4) Estructura Benoni – Introducción 4 [A65]
Con el ejemplo que presentamos aquí, llegamos al tema de estudio de nuestro trabajo. La estructura Indo Benoni. Esta se presenta después de los movimientos 1.d4 Cf6 2.c4 c5 3.d5 e6 4.Cc3 exd5 5.cxd5 d6 6.e4 g6 7.Cf3 Ag7
Observemos la estructura de peones de ambos bandos.  Si contamos los peones blancos que están de d5 hasta h2 son cinco peones unidos en total. Las negras en el mismo sector cuentan con cuatro infantes divididos en dos grupos. ¿Dónde está la mayoría blanca? Pues en las columnas centrales donde priman dos peones contra uno. Esto significa que las blancas jueguen para forzar el avance e5, lo que provocaría un peón pasado en d5 tras el cambio en aquella casilla. Dicho avance se consigue en una gran mayoría de ocasiones por medio del soporte f4 y ¤c4. De lograrse el objetivo estratégico, los peones centrales restringen considerablemente el juego de las negras aumentando las posibilidades de un ataque al rey negro.Después de estudiar los planes e ideas de las blancas, es lógico pensar que las negras deben por todos los medios de tener bajo control la casilla e5 limitando la fuerza de e5. Para ello sitúan la torre en e8, el ¤bd7 y realizan el avance g5, que permitiría cambiarlo por el de f en caso que avance, lo que provocaría que la casilla e5 quede como un punto fuerte para el negro.Por otra parte las piezas negras cuentan con una mayoría de tres contra dos en el sector que comprende desde la columna «c» hasta la «a». Ellas intentarán avanzar el peón «b», por medio de a6 y b5, creando una fuerte pareja de peones que unido al alfil de g7 los convierte en muy peligrosos. Es claro que las blancas no deben permitir esos peones en línea en la quinta fila por lo que generalmente juegan a4 seguido de a5 para quebrar la estructura negra con a5xb6 en caso que aquéllas jueguen b5. Estos son, en sentido general los planes e ideas que se deben tener en cuenta cuando se presenta la estructura Indo Benoni.Pasemos a estudiar dos partidas en las que la mayoría blanca se impone en el centro.  
Dos partidas ilustrativas de la estructura de peones en la Defensa Indo Benoni
 Polugaevsky,L (2575) – Wedberg,T (2475) [A79]
Haninge, 1988
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 c5 4.d5 exd5 5.cxd5 d6 6.Cc3 g6 7.Cd2 Ag7 8.e4

Por un orden de jugadas deferentes al mostrado en el ejemplo No. 5 se ha llegado a la estructura Indo Benoni que es objeto de nuestro estudio. Con su movimiento de caballo persiguen varios objetivos: a) fortalecer el peón de e4; b) dirigir esta pieza a c4 desde donde atacaría al débil peón de d6 y c) deja libre al peón «f» para que, o bien defienda al de e4 por medio de f3, o bien para adelantarse a f4 en apoyo al avance estratégico e5.  8…0–0 9.Ae2 Te8 Movimiento no solo defensivo para controlar e5, sino que igualmente está dispuesta para atacar el epón de e4 y realizar acciones en la columna «e». 10.0–0 Ad7 Una idea antigua que tiene como objetivo lograr el avance …b5. Más habituales son 10…¤a6, 10…a6 y 10…¤bd7. 11.a4 Ca6 12.f3 Cb4?! Aunque esta casilla es un punto fuerte para el caballo, desde aquí él no cumple ningún objetivo de ataque. Si el plan es jugar …a6 seguido de …b5 esta pieza debiera estar en c7 desde donde defiende al peón de a6, controla d5 y no estorba a la torre en caso que se abra la columna «b» como ocurre en muchas variantes. Mejores continuaciones son 12…¤h5 y 12…£e7. 13.Cc4 Dc7 14.Af4 Af8 Las negras han tenido que realizar algunas jugadas defensivas para mantener bajo control al débil peón de d6. Sin embargo, todavía para ellas no está todo perdido porque su posición cuenta con recursos. En estos momentos están amenazando …¤h5 seguido de …f5 con contrajuego en el centro.De este razonamiento se desprende el por qué del movimiento 15.g4!
b6 16.Dd2 El cambio de alfiles de casillas negras es favorable a las blancas lo que intentan hacer con su jugada de dama. 16…a6 Como estrategia general para lograr el avance …b5, este movimiento es apropiado pero igualmente le resta posibilidades de regreso al ¤b4. 17.Ag5! Efectiva jugada que permitirá cambiar de forma forzada los alfiles. El caballo debe ser defendido por el rey como única opción. 17…Rg7 Miremos algunas variantes para comprender el por qué de lo obligatorio de esta defensa con el rey. [Al jugar la defensa 17…Ae7 se descuida la casilla e5 permitiendo el cumplimiento estratégico de las blancas con 18.e5 con ventaja ganadora.; La defensa del peón de d6 se abandona con la incorporación del alfil a la gran diagonal con 17…Ag7 presentando el blanco un ataque doble al ¤f6 y a d6 por medio de 18.Df4 ganando material.] 18.Ah6+ De esta manera se cambian fácilmente los alfiles. 18…Rg8 19.Ag5 Rg7 20.Ah6+ Rg8 21.Axf8 Los movimientos anteriores se efectuaron para ganar tiempo en el reloj. 21…Txf8 22.g5 Esto patentiza mucho la debilidad de las casillas negras en el flanco de rey, provocada por la desaparición de los alfiles negros. Sin embargo, este movimiento de flanco tiene mucha relación con el avance central e5. Al desaparecer al ¤f6 de su actual posición éste deja de ejercer presión sobre d5 y e4 por lo que este último puede avanzar a e5 previo soporte por su colega en f4. 22…Ce8 [Contra la ubicación lateral 22…Ch5 sigue la respuesta 23.f4 que amenaza con destrozar el flanco de rey con ¥xh5.] 23.f4 Todo está listo para el avance e5. 23…Cg7? Deja de supervisar la casilla f6 que es más importante que la casilla f5 que se pretende controlar. [Contra la mejor continuación 23…Td8 puede seguirse con otro plan de ataque al rey por medio de 24.f5 (aunque también se puede llevar a feliz término el plan original por medio de 24.e5 ) 24…b5 25.Ce3 con la idea de ¤g4.] 24.e5 Cumplido el plan trazado como estrategia principal, las blancas inician un ataque contra el monarca negro. 24…dxe5 [No alivia nada trasladar el caballo a d4 por medio de 24…Cf5 porque igualmente sigue 25.Ce4 con posición ganadora.] 25.Ce4!
En realidad es un sacrificio temporal de peón para alcanzar mayores beneficios. La clave del mismo está en la relación entre las casillas f6-b6-d7-f8 como veremos en el siguiente comentario. 25…Tad8 [La aceptación del segundo peón lleva a la pérdida de la calidad con 25…exf4 26.Cf6+ Rh8 27.Cxb6 y si se captura en b6 el otro caballo se encarga de eliminar el ¥d7 con ataque doble a la £b6 y ¦f8. Debido a que los dos caballos atacan en d7 al alfil, si la torre lo defiendo igualmente pierden calidad.] 26.Cf6+ Rh8 27.fxe5 Cf5 [No se puede sacar provecho de la calvada del peón de d5 con 27…Ae6 porque el caballo de c4 se interpone en la columna con 28.Cd6 lo que hace valer la fuerza de los peones blancos en el centro. Observe que la mayoría negra del flanco de dama está bajo control y el ¤b4 sigue sin realizar función útil.] 28.Ag4 Una vez eliminado el ¤f5, el ¤c4 irrumpe en d6 con ventaja ganadora. 28…Ae6 [No resuelve nada tampoco 28…Cd4 por 29.Axd7 y si 29…Cb3 intentando recuperar la calidad, la respuesta 30.Dg2 deja al blanco con posición ganadora.] 29.Axf5 Axf5 [Se pierde una pieza con 29…Cxd5 30.Axe6 Cxf6 31.De2 ganando.] 30.Cd6 Este salto es definitivo dejando la posición lista para rematarla por parte de las blancas. 30…Ac8 [No se podía intentar luchar entregando la calidad con 30…Txd6 porque después de 31.exd6 Dxd6 la jugada  32.Dc3 hace un ran efecto en la gran diagonal ante la amenaza de descubierto y ¦xf5 seguido por £h3.] 31.Dc3 De7 32.Tad1 Ca2 ¡Después de 20 jugadas el caballo realiza una amenaza!  33.Dg3 b5 «Nunca es tarde si la dicha es buena» reza un refrán popular. Sin embargo, la mayoría ahora no representa ninguna amenaza. 34.Dh4 h5 35.Cxh5!
Definitivo. 35…gxh5 36.Dxh5+ Rg8 37.Ce4 f5 [Se podía devolver la pieza aunque sea para eliminar al peón de e5 pero es inútil toda resistencia después de  37…Ag4 38.Dxg4 Dxe5 39.Dh4 y nada se puede hacer contra ¤f6+] 38.Cf6+ Txf6 39.gxf6 ¡Se ve imponente el trío de peones centrales! 39…Dh7 40.Dxh7+ No hay necesidad de buscar más continuaciones de ataque. El final es suficiente para alcanzar la victoria. 40…Rxh7 41.e6 Rg6 42.f7 Th8 43.Txf5 !!
«Los peones son el alma del ajedrez» y en esta partida le dieron una gran vida a la estrategia blanca. 1–0

 
Beliavsky,A (2630) – Portisch,L (2615) [A79]
Szirak (izt), 1987
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cf3 c5 4.d5 exd5 5.cxd5 d6 6.Cc3 g6 7.e4 Ag7 8.Ae2 0–0 9.0–0 Ca6 10.Cd2 Te8 11.f3 Cc7 12.a4 b6 13.Cc4 Aa6 14.Ag5 Dd7
Hemos llegado a una posición teórica donde ambos jugadores han efectuado las mejores jugadas de esta línea. Como hemos explicado anteriormente se queda establecida la estructura central con mayoría blanca y el adversario en el ala de la dama. 15.Tb1 [También se ha jugado  15.Dd2 pero si, como hemos visto en otro momento, las blancas juegan £d3 para impedir …b5, no es lógico este movimiento ahora. El efectuado en la partida se reserva ese derecho sin mover la dama dos veces y sitúa la torre en la casilla donde apoyará el avance b4.] 15…Axc4 16.Axc4 a6 El plan estratégico de las negras es movilizar su mayoría del flanco de dama por lo que este es el inicio del mismo. 17.b4 [También se puede jugar 17.Dd3 impidiendo …b5.] 17…b5 18.Ad3 c4 19.Ac2 [Se podía mantener bajo control al peón de c4 con la retirada 19.Ae2!? para impedir la próxima jugada de las negras.] 19…bxa4!
De esta forma se obtendrá contrajuego en el flanco de dama con …Cb5. 20.Axa4 [El intento de sacar ventaja con la captura 20.Cxa4!? no deja de ser interesante y tenerse en cuenta por las complicaciones que lleva implícita pero después de 20…Tab8 (La posición final que emana de 20…Cb5 se puede valorar como de ligere ventaja para las blancas después de 21.Cb6 Da7 22.Ae3 Cc3 23.De1 Cxb1 24.Cxa8 Dxa8 25.Axb1 Cxd5 con 25…£b7 la posición no es nada mala para las negras. 26.exd5 Ad4 27.Axd4 Txe1 28.Txe1 f5 29.Ac3 Dxd5 30.Ac2 la posición blanca es mejor por la combinación de piezas que tienen por la dama y dos peones. Sin embargo, no se puede señalar un plan que permita ampliar la ventaja.) 21.Cc3 Cb5 22.Cxb5 axb5 23.Ae3 Ta8 24.Ad4 y esta posición se considera como igualada. La diferencia con otras similares está en la ausencia de los caballos de c3 y c7 que favorece a las negras porque el primero cumple un buen papel de bloqueador y el segundo tiene su capacidad de movimientos limitada.] 20…Cb5 21.Rh1 [Lo mejor es quitar definitivamente todas las amenazas sobre el caballo c3 jugando 21.Ce2 Da7+ 22.Rh1 Cd7 las posibilidades de ambos son idénticas.] 21…Db7 22.Axb5?! [Proteger al caballo con 22.Dd2 podría llevar a la siguiente variante 22…Cd7 23.Ce2 f5 en la que las negras están bien pero las posibilidades de ambos son similares.] 22…axb5
Al efectuarse el cambio del ¤c7 por el alfil blanco, el juego de las negras es más libre. 23.Ae3 El negro tiene la iniciativa en sus manos lo que representa una ventaja.] 23…Cg4! 24.Ad4 [La estructura de peones blancos quedaría fuertemente dañada en caso de continuarse con 24.fxg4 Axc3 25.Ad4 Axd4 26.Dxd4 Te5 seguido por …£e7 donde la debilidad de e4 representa un papel en contra de las blancas.] 24…Ce3 [Las negras le darían chances a su adversario de poner en movimiento su mayoría central con la retirada 24…Ce5 a lo que sigue 25.f4 Cd3 26.Axg7 Rxg7 27.Dd2 con la idea de f5-f6 con contrajuego. Aunque las negras en este caso mantienen ligera ventaja.] 25.Axe3 Axc3 26.Ad4 Axd4 27.Dxd4 Da7! 28.Dc3 [El final de torres es muy favorable a las negras después de 28.Dxa7 Txa7 con la amenaza de romper el centro blanco con f5.; 28…De7 29.Ta1 Las blancas llevan a cabo la mejor defensa. 29…Txa1 30.Dxa1 [De igual valor evaluativo resulta 30.Txa1 f5! 31.Te1 De5 32.Dxe5 Txe5 cuyo final es ligeramente mejor para el negro pero la posición pasiva de las torre blanca hace del mismo una defensa muy incómoda.] 30…Tc8 31.Tc1 Dc7 32.Dc3 [Las blancas se han defendido bien por lo que las negras no han podido mejorar su posición. En estos momentos lo mejor era 32.Da6 tocando las debilidades negras de b5 y d6.] 32…Ta8
Un pequeño logro el de alcanzar la columna «a» pero no lo suficiente para considerarla como una ventaja. 33.f4 Ahora esto se convierte en una debilidad que favorece al negro. [El temor al dominio de la columna por parte de las negras hubiera llevado al blanco a la pérdida inmediata después de 33.Ta1?? Txa1+ 34.Dxa1 c3 y el final de damas es ganador para las negras.] 33…Da7! Se amenaza proponer cambio de damas porque el final de torres es mucho más favorable para las negras. [La coupación de la segunda fila con  33…Ta2 permite al blanco contrajuego después de 34.Df6 Da7 35.e5 y los peones blancos alcanzan para nivelar las acciones.] 34.Dd2 Da2 35.De1 Db2 36.Tb1 c3!
Al fin se le hace justicia al peón de la mayoría que tan pacientemente ha permanecido en c4 aguardando el momento de su premiación. 37.h3 Los temas de mate en la primera fila hacen imposible la captura de la dama negra. 37…Ta2 38.Df1 c2! 39.Tc1 [Como se planteó, no es posible 39.Txb2 Txb2 con la amenaza de ¦b1 y c1=£ quedando con mucho material de ventaja.] 39…Dxb4 El resto es una forma de observar cómo se materializa una gran ventaja. 40.e5 Tb2 41.Df2 De4 42.Rh2 Dxd5
Se presenta un final de damas luego de 42…Dxd5 43.Txc2 Txc2 44.Dxc2 dxe5 45.Dc7 exf4 46.Dxf4 Dc5 el final de damas con dos peones de ventajas y el de «b» pasado, no deja lugar a dudas para alcanzar la victoria del negro.   0–1
Julio Boudy, MI
España / Cuba

Por PINALCHESS

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *