Estrategia

De Estrategia ajedrecística: Petrosian y las casillas débiles de Mecking

Si Henrique Costa Mecking no se hubiera enfermado ¿podría haber sido Campeón Mundial?  “En realidad no juega mal. Podría jugar mejor, pero nunca llegará a Campeón Mundial” (Tigran Petrosian)…

 

Su presentación es brillante: Campeón de Brasil a los 13 años, Maestro Internacional a los 14 -el más joven del mundo en esa época-, Gran Maestro a los 20 años y ganador de los Torneos Interzonales de 1973 –Petrópolis, Brasil- y 1976 – Manila, Filipinas-.

Mecking vs Souza Méndez, Brasil 1965

Nacido en Santa Cruz do Sul en 1952, Henrique Costa Mecking, “Mequinho”, como también se le conoce, fue un niño prodigio que creció con un sueño: ser Campeón Mundial. Para lograrlo, un maravilloso talento y una gran disposición se unieron para ascender brillantemente en el mundo del Ajedrez, convirtiéndose en los años 70 en un firme retador al título. Casi al final de esa década su estrellato se consolidó al extremo de que en el listado de la FIDE de 1977, Mecking aparece tercero, sólo por detrás de A. Karpov y V. Korchoi.


Gran conocedor de la Defensa Siciliana y de las aperturas del Peón Rey, su estilo llegó a ser  comparado con el del legendario Bobby Fischer, Campeón Mundial en 1972.


 
 
Aunque de joven no era un frecuente jugador en eventos internacionales, sus limitadas participaciones fueron excelentes. En dos ocasiones llegó a cuartos de final en la discusión del Campeonato del Mundo siendo derrotado en épicas batallas, primero en 1974 por Victor Korchnoi y después, en 1977, por Lev Polugaievsky, dos de los mejores jugadores del mundo en esos momentos.
Mecking vs Beliasvky, Bazna, Rumanía 2008

Durante su match de Candidatos con Polugaievsky, el primer Gran Maestro brasileño comenzó a sentirse cansado en extremo; la Diosa Caissa le tenía reservado una lamentable situación: comenzó a ser afectado por una extraña enfermedad neuromuscular que en 1979 le tuvo cerca de la muerte: la Miastenia Gravis.
 
 
GM Vivian Ramón (Cuba) se enfrenta 
 a Mecking, Sao Pablo 2009
 
Mecking, que según sus propias declaraciones siempre había sido un católico alejado de la Iglesia , se acercó al movimiento Renovación Carismática Católica, se hizo Sacerdote y buscó su salvación en la fe hasta convertirse en una “nueva criatura”. Así durante años su recuperación fue lográndose con la “ayuda divina”.
No obstante,  la miastenia le dificultó de manera significativa su carrera ajedrecística en la década de los ochenta, la que  pudo retomar  en 1991 y aunque hasta la actualidad sus resultados han sido satisfactorios, éstos carecen de  la brillantez de sus mejores años.
 
 
Tres leyendas del Ajedrez – Mecking, Portisch
 y Spassky, Bazna, Rumanía – 2008
 
 
Mecking ascendió a la cumbre en una época dominada por excelentes jugadores soviéticos y entre ellos, seconsolidó entre los mejores. Antes de enfermarse, poseía la juventud, los conocimientos y la experiencia necesarios para haber intentado una vez más lograr su sueño de infancia.
 
¿Henrique Costa Mecking pudo haber sido Campeón Mundial si no se hubiera enfermado? Esta es una gran interrogante en la Historia del Ajedrez.
 
Sin embargo, al respecto veamos lo que dijo el ex – Campeón Mundial Tigran Petrosian sobre el genial Gran Maestro Brasileño:

T. Petrosian, Campeón Mundial 1963 -1969 
 

“En realidad no juega mal. Podría jugar mejor, pero nunca llegará a Campeón Mundial. Sobre todo por la estrechez de su pensamiento ajedrecístico. Mecking no comprende, por ejemplo el significado de casillas débiles y fuertes. Yo he jugado con él en tres ocasiones.

En 1968 perdió a causa de la debilidad de sus casillas blancas. Un año después me entregó fácilmente todas las casillas negras y sufrió otra derrota. Y en el Torneo de San Antonio 1972 el Gran Maestro Mecking de nuevo me cedió el control de las casillas negras y con ello, la victoria.

Fischer vs Petrosian, Portoroz – 1958
 
Mecking destaca por su juego vivo de piezas, pero no comprende verdaderamente las particularidades de una determinada posición en profundidad y eso me hace dudar de su futuro ajedrecístico”

 

DOS PARTIDAS
 
La debilidad de las casillas de un determinado color, surge, sobre todo, cuando los peones se sitúan en las casillas del mismo color del Alfil y por lo tanto no se pueden defender eficazmente las casillas del otro color. Por lo general ese Alfil es conocido en el lenguaje ajedrecístico como “Alfil Malo”.
 
Veamos dos partidas Petrosian vs Mecking que ilustran el comentario realizado por el ex – Campeón Mundial relacionado con la debilidad de las casillas.
 
En la primera partida, Mecking perdió fundamentalmente por dejarle a Petrosian el dominio de la casillas blancas y que éste explotó magistralmente.
 
 

En la segunda partida, Petrosian volvió a repetir la receta, esta vez dominando las casillas negras.

 

Dos partidas muy instructivas sobre la estructura de peones, específicamente sobre las consecuencias que conlleva dejar débiles determinadas casillas. En ambas partidas, el Gran Maestro soviético nos mostró magistralmente cómo explotar la ventaja de poseer el dominio de las casillas de diferente color del Alfil contrario.

To Top