Un final sencillo pero muy instructivo

“Juega la Apertura como un libro, el Juego Medio como un mago y los Finales como una máquina”. (R. Spielmann)
Los finales de Torres y Peones son los que más abundan en el Ajedrez. Lógicamente, porque la Torre es una pieza que sale a “realizar sus tareas” después que los Alfiles y Caballos y por lo general tarda más en cambiarse, incluso más que la Dama.
Se dice que los Finales de Torres son los más difíciles de aprender y los que necesitan mayor atención ante el tablero. Son muchas las posiciones que por mínimos detalles varían el resultado de la partida. A veces detalles muy sencillos pero que son decisivos y no siempre dominamos.
Veamos  un ejemplo elemental pero que tiene sus pormenores y que por experiencia se que a veces “se olvidan” “se confunden” o no se comprende bien las diferencias entre las posibles  jugadas; ahí  surgen los errores. No por elemental, este final es muy instructivo y requiere la atención de jugadores y entrenadores.
Posición inicial
La posición es bien sencilla: si jugaran las negras, con 1…Tg6! lograrían las tablas. Esta jugada impide que el Rey blanco avance a la 6ta línea y entonces el negro se mantendría en esa horizontal hasta que el blanco se decida a avanzar su Peón a c6. Rápidamente el negro jugaría la Torre a g1 para comenzar a dar jaques desde la primera línea. El Rey blanco no podría entrar para apoyar el avance del Peón y no hay forma de progresar para ganar. Sería tablas. Estamos de acuerdo que en la posición inicial si jugara el Negro la partida sería tablas con 1…Tg6!
Jugando las negras hacen tablas con 2…Tg1, para
dar jaques contínuos desde la primera horizontal
¿Y si en la posición inicial jugaran las Blancas? Pues aparecen los detalles y las dificultades.
Por ejemplo, si el blanco jugara 1.Rb6, ¿el resultado sería tablas o el Blanco impondría su peón de ventaja para anotarse el punto?
Después de 1.Rb6 hay tres posibildades pero sólo una salva al negro
El Negro está ante un gran dilema, tiene 3 posibilidades prácticas: dar jaque con 1…Tg6, jugar 1…Tb1 jaque,  o hacer 1…Tc1. Solamente esta última logra las tablas para el negro.
Analicemos por orden.  Si 1…Tg6 jaque, el blanco gana con 2.c6 (amenazando mate con 3.Th8) 2…Tg8, 3.Ta7!, ganando.  Si 1…Tb1 jaque, 2.Rc6 Rd8, 3.Th8 Re7, 4.Rc7, con la idea de c6, Rc8 y c7, ganando.
Por último, la jugada salvadora es 1…Tc1!
…Tc1!, la única jugada que permite al negro lograr las tablas
Veamos porqué logra las tablas. El negro trata de mantener al Rey blanco defendiendo al Peón y de esa forma no permite el avance de ambos.
La mejor jugada del blanco sería 2.Rc6 (No 2.Th8 por Rd7 y si 3.c6, 3…Tc6, capturando el peón con jaque y tablas) 2…Rb8! (única jugada ya que si 2…Rd8?, 3.Th8 Re7, 4.Tc8!, protegiendo el Peón con la idea de Rb7 y avanzar el Peón para ganar) 3.Th8 Ra7, 4.Tc8 (El mejor chance para avanzar el Peón) …Th1!
…Th1! para dar jaques laterales……….
5.Td8 Tc1!! (impidiendo que el Rey pueda ir a la 7ma línea y después avanzar el Peón; si ahora 6.Rd6 Rb7!) 6.Td5 (protegiendo al Peón para tratar de avanzar el Rey) …Rb8, 7.Rd7 Rb7! y el Blanco  no tiene forma de prosperar en la posición. Tablas.
Posición final: tablas
Sin dudas un final muy sencillo, casi elemental, pero con detalles muy específicos que son necesarios conocer en la Teoría y sobre todo dominar en la práctica.
Nelson Pinal Borges, MI
Santo Domingo 12/03/2011

By | 2017-03-23T02:27:14+00:00 marzo 12th, 2011|Finales de Partidas|0 Comments

About the Author:

Maestro Internacional de Ajedrez FIDE Trainer Licenciado en Economía Articulista

Leave A Comment